Cuando Volvamos A Surgir: El Turismo Afectado por el Coronavirus

La pandemia nos ha afectado a todos, eso ya es conocido; siempre vemos como la economía se ha estancado, que las grandes empresas cierran sus fábricas alrededor del mundo para no caer y si bien esto es preocupante, hay personas que son independientes o que se dedican al turismo; las cuales la pandemia los golpeo mucho más fuerte porque ya no hay trabajo.

A 3 horas de Concepción y con un par de transbordos en buses hoy se puede llegar a Cobquecura; un pueblo con una postal mágica y más de 50 kilómetros de playa para que los turistas las disfruten. Este pueblo ha logrado sobrevivir cada año gracias al creciente turismo de la zona, pero cada vez que una crisis golpea a Chile lo baja de este escaño de sobrevivencia casi increíble y el 27 de febrero de 2010 cambio la vida de muchos, se perdieron empleos, las personas tenían miedo de ir y se tuvo que reconstruir desde el inicio para poder progresar. Parece que ahora con la pandemia estaríamos escribiendo una historia similar.

Cobquecura se vio fuertemente afectado por el terremoto y ahora por la pandemia. El Mostrador.

Esta comuna busco como proteger a sus pobladores de muchas maneras del Covid-19, incluso llegaron a tomar medidas desesperadas, como hacer barricadas con árboles y neumáticos, pero aun así las personas de afuera llegaban y exponían a las personas de este pueblo. Al ya pasar el tiempo se comenzó a entender que tristemente, a pesar de la exposición al virus, necesitaban a los turistas para poder sobrevivir; pues en este pueblo existen unos índices altísimos de pobreza según el Ministerio de Desarrollo Social, al menos la mitad de la población (entre un 40 y un 60%) está bajo el nivel de la pobreza, según su último sondeo en 2017  y se nota mucho más considerando que casi todos generan ingresos con el turismo que llega a la comuna, sobre todo en verano y los fin de semanas largo, donde todo el mundo se prepara para poder tener una buena inversión, hoy es todo diferente cada semana es clave y el cuidado también, por lo que durante mucho tiempo no se pensó más que en la salud de las personas.

Algunos de los afectados del turismo son los restaurantes que abrieron hace poco; muchos locatarios no han tenido opciones; Melany Stevens que tiene una tienda de sushi “Handrocker”, que está ubicado en el centro de Cobquecura; nos habla de que no ha recibido ayudas del gobierno durante la pandemia. Si bien, gracias a un crédito puede resistir ella señala: “No es lo mismo, igual uno lo debe pagar y ahora recién pude tener mejores ganancias, desde que el 28 dejaron entrar turistas”. Ella busca la manera de poder manejar un negocio en medio de una pandemia y aunque nos asegura de que la municipalidad ha hecho todo lo que puede, ellos no pueden hacer mucho más con las medidas del gobierno.

La comuna solía tener llenas sus costas, pero hoy imágenes como estas apenas existe. Anónimo.

Las pymes también crecen en busca de mejores oportunidades en un lugar donde no existe trabajo; muchos de ellos aprovechan los bonos de gobierno o el reciente 10% de las AFP para poder formar un negocio más o menos aceptable y poder mantener a sus familias o a ellos mismos dentro de lo posible, ese es el caso de muchos pero en particular de Gemita Lopez, quien luego de muchos años fue despedida de su trabajo y por un problema en su brazo no tiene forma de trabajar: “Lo intente muchas veces pero mi brazo no me dejaba y al final con la pandemia fue mucho peor, así que vi como todo el mundo hacia pymes y me dije ¿Por qué no?”

Trabajo más de 15 años en el liceo de la ciudad como asistente de aseo, así que muchos la conocen. Ella nos cuenta cómo es su vida ahora que comenzó a vender: “De a poco comencé a levantarme, al principio fue difícil, porque no conozco mucho sobre esas cosas, pero ya agarramos el rumbo con mi familia y solo esperamos que sigamos surgiendo”. Todos los días busca que vender y ahora que abrieron la comuna espera que pueda abrir su negocio en su casa o en el centro para poder avanzar.

Por otro lado están los que son otros beneficiarios del turismo, como los trabajadores de restaurantes y otros servicios que, considerando que muchos de estos lugares solo buscan personas cuando el turismo está vigente y el resto del año solo para los fin de semanas largo, Marcela Mora hija de uno de los tantos trabajadores que dependen de este sistemas nos cuenta que: “Es muy diferente que otras veces, a pesar de que no tenemos problemas económicos, mi mama no quería volver a trabajar altiro porque no tenía con quien dejar a mi hermano. Yo estoy estudiando por eso no me lo dejaba a mí, pero estamos viendo como arreglarnos, pues necesitaban a mi mama en el trabajo”

Así como ellas, muchos viven esta realidad diaria a nivel país; muchas ciudades y pueblos dependen del turismo como Cobquecura y varias de ellas no se han podido levantar pese a los esfuerzos de las municipalidades y el gobierno; mientras aún no existan una vacuna para el Covid-19; esto solo será un esfuerzo que podría subir y bajar al mismo tiempo.

Top