Maus: El cómic rupturista que debes leer

Maus es una de las piezas maestras de la narrativa gráfica, creada por Art Spiegelman, figura como la única obra de cómic ganadora de un premio Pulitzer, galardón que le fue otorgado en 1922 tras empapar cada viñeta de un tinte autobiográfico y testimonial. 

Por: Génesis Salazar Muñoz.

La pasión por la comunicación visual se nutre del proceso de búsqueda y encuentro de distintos soportes narrativos, allí la novela gráfica figura como un agente clave que fisura a la palabra como eje e incorpora la imagen como vía narrativa. Maus es la manifestación de dicha mezcla, pues la obra genera una ruptura en la tradición del cómic estadounidense de los años 80 e incorpora nuevos elementos como el tinte documental relatado mediante personajes antropomórficos que encarnan la violencia sufrida en Auschwitz.

Lejos de la perfección heroica de Superman y del traje de látex del adinerado Bruce Wayne, Maus nos ofrece un relato de la existencia humana, donde los conflictos internos y familiares se avivan frente un padre envejecido que relata a su hijo cómo sobrevivió la tortura del Partido Nazi. 

¿Hay algo más humano que el conflicto? Tal vez, el ferviente deseo de resolverlo, y es que la forma más lógica pareciese ser analizar el pasado, mirar los adentros tal como Art hace con su padre, Vladek, pese a ver circunscrito en sí mismo aquello que detesta de su progenitor. La tríada madre, padre e hijo remece las carencias de infancia que ya profetizaba Freud.  

A través de una historieta en blanco y negro, los fanáticos del cómic podrán sumergirse en un viaje no convencional cuyo peso gráfico es ligero al optar por dibujos sencillos y trazos definidos con el fin de incitar a un mayor enfoque en los diálogos, no obstante, los no aficionados del arte gráfico han de hallar en la obra de Spiegelman un espacio de reflexión visual capaz de gestar identificación y análisis de su propia historicidad. 

Viñeta de Maus extraída de Akira Comics, en ella se aprecia a Art afrontando una crisis en el proceso de redacción.

El historietista estadounidense desarrolla los sucesos del Holocausto en 296 páginas envolventes que invitan a mirar con atención para poder atender a los detalles simbólicos del lenguaje pictórico, ello mediante personajes cuya estética animal permite enfatizar en lo argumental de la novela gráfica.

La obra publicada en 1980 recalca que las huellas de la historia son imborrables, pues son aquellas memorias encriptadas del pasado las que convergen activamente en la expresión del yo presente y han de configurar, por ende, el futuro. Maus es una fusión entre arte, filosofía, psicoanálisis e historia, un híbrido imperdible en la biblioteca personal de todo aquel y aquella interesada por descubrir nuevos soportes narrativos. 

Top