Eutanasia en Chile: Tierra de nadie

El proyecto de ley que pretende otorgar el derecho a una muerte digna fue presentado en 2014, pero todavía se encuentra en su primer trámite legislativo.

Tras casi siete años “durmiendo” en el Congreso, el proyecto de ley de eutanasia todavía no ve la luz. Distintos gobiernos y parlamentarios han pasado y muchos han preferido hacer oídos sordos, mientras unos pocos han tratado de impulsar la iniciativa que permita morir con dignidad. Sin embargo, hoy por hoy, el camino parece cuesta arriba.

La eutanasia es el proceso en que un médico provoca intencionadamente la muerte a un paciente que ha pedido morir debido a que padece una enfermedad que le causa sufrimiento y que es incurable.

Existen dos tipos: la pasiva y activa. La primera es cuando se suspende el tratamiento médico o se retiran los aparatos que, de manera artificial, mantienen con vida a ese paciente. Mientras que la activa consiste en la consecución de la muerte de esa persona enferma a través de fármacos letales.

En la actualidad son solo siete los países en donde la eutanasia el legal. Estos son Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Colombia, Canadá y Nueva Zelanda. El último en unirse a este grupo fue España, luego que el Congreso la aprobara como ley. 

Debate en Chile

A nivel nacional la discusión se ha centrado en los requisitos de una persona para poder optar a una eutanasia. Para Pablo Vera, Médico Anestesiólogo del Hospital de Coyhaique, es fundamental que la persona que quiera morir dignamente sea evaluada psicológicamente: “Un paciente que, en la plenitud de sus capacidades mentales y no bajo coerción, manifieste que quiere morir debido a su sufrimiento, debe pasar por distintas evaluaciones médicas y psiquiátricas para ver que efectivamente esté tomando la decisión en la plenitud de sus capacidades mentales. Por ejemplo, un paciente que esté con depresión y quiera morir, obviamente no está en la plenitud de sus capacidades mentales como para decidir sobre su muerte. Primero hay que tratar la depresión porque es una enfermedad que tiene cura y tratamiento”.

“Sin embargo, el paciente que tiene un nivel de dependencia severo, alguien que sea tetrapléjico o que tenga una insuficiencia crónica, que esté en una condición donde dependa absolutamente de la tecnología y de cuidadores que estén con él, hay que asegurarse que no tenga ninguna patología psiquiátrica, que nadie lo esté alentando a terminar con su vida y que el nivel de sufrimiento se condice con la incapacidad que nosotros tenemos de darle alguna solución a ese paciente”, mencionó el profesional.

Pero ¿Por qué es tan importante tener la libertad de elegir morir? Para José Butorovic, Médico de Urgencias de Coyhaique, el procedimiento ya debería estar regulado normado: “Yo creo que debería ser legal. A esa altura de la vida y del desarrollo que tenemos no puede ser que pacientes que ya tienen una patología que es irrecuperable, que están con dolor, que ya tienen una mala calidad de vida, no tengan la chance de tomar la decisión -estando conscientes- de poner fin a su vida. Yo creo que uno tiene derecho, bajo algunas circunstancias, de poder tomar esa decisión”.

Otro punto polémico en la discusión es la opción de que un hospital o un médico pueda aludir a la objeción de conciencia para negarse a practicarle la eutanasia a una persona. Con respecto a lo anterior, Diego Guarda, Médico General en Unidad de Diálisis Hemosur, cree que “el hospital como un ente público o privado no debería negarse, pero es entendible que un médico no quiera practicar la eutanasia”.

El procedimiento que provoca la eutanasia generalmente no dura más de diez minutos. Foto: Rockandpop.cl

Panorama legislativo 

Durante los últimos años ha habido varias mociones parlamentarias y proyectos de ley que han buscado regular la eutanasia en Chile -tanto activa como pasiva-, pero hasta ahora no ha habido éxito.

El proyecto de «Muerte digna y cuidados paliativos» lleva casi siete años en el Congreso. Foto: Rockandpop.cl

Actualmente en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados y Diputadas se discute el proyecto de “Muerte digna y cuidados paliativos”, denominada Ley de eutanasia. El cual recién se encuentra en su primer trámite constitucional a pesar de haber sido ingresado en 2014 por el diputado Vlado Mirosevic (PL), lo que da cuenta de lo atrasado que está Chile en esta materia y cómo se ha postergado el tema en todos estos años.

Ante esta situación, el diputado Vlado Mirosevic, a través de su cuenta de Twitter, puntualizó la razón de la demora del proyecto: “La ley de eutanasia está siendo boicoteada. Los mismos que se oponían al derecho a divorciarse, la píldora del día después o el aborto en tres causales. Han hecho todo por dilatar la aprobación del derecho a morir con dignidad. Después de cuatro horas de debate, nuevamente no logramos despachar la ley de eutanasia en Comisión de Salud. El boicot de los conservadores ha sido sistemático y llega a ser ridículo como estiran los debates artificialmente para dilatar”, señaló el parlamentario a través de Twitter.

Una vez que se aprueben las indicaciones en la Comisión de salud, el proyecto pasará a la sala, donde se deberá discutir y votar en detalle.

Top