¿Jubilarse en pandemia?

Son muchos los factores que hacen que las personas decidan jubilarse o atrasarla un par de años, pero ¿ha logrado la situación actual afectar esto?

Desde marzo del 2020 que se comenzaron a divisar los primeros casos de covid-19 en Chile, y al poco tiempo después muchos trabajos se detuvieron para que las personas pudiesen estar en sus hogares. Sumado a los altos brotes que le siguieron, más las cuarentenas estresantes e incertidumbre sobre un virus desconocido, fue el escenario para que se efectuaran muchos despidos.

“Yo tenía que haber jubilado en julio, pero como me siguieron contratando no me conviene renunciar”, explica Carmen Quezada. Ella y su marido, Marcelino, han alcanzado la edad en la que les corresponde retirarse del mercado laboral, pero debido a diversos factores han decidido postergarlo.

La pareja se enfrentó a situaciones complicadas durante mediados del año 2020, mientras que Carmen tuvo la oportunidad de firmar un contrato con una nueva empresa, Marcelino fue despedido porque la función que cumplía en su trabajo quedó obsoleta. Y si bien a ambos les tocó la oportunidad de jubilarse, ninguno optó por realizar los trámites ¿Por qué?

Para el Asesor Previsional, Francisco Vera Aedo, esto se debe principalmente por las dudas que genera la pandemia y las diferentes situaciones financieras a las que se ven enfrentadas las AFP cada día. “La incertidumbre fue la que limitó a muchas personas que estaban en vías de jubilarse detuvieran su proceso, esperando a que los fondos se recuperarán haber que modificaciones veían”, explicó.

Se estima que para el 2035 el 18.9% de la población en Chile será mayor de 65 años. Fotografía de Getty Images.

Variantes para el momento de jubilarse

Desde hace un tiempo la esperanza de aumento, con la expectativa 83,4 años para las mujeres y los 77,9 años para los hombres, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en su informe del 2017. Lo que deja un espacio de 20 años, aproximadamente, en que las personas mayores de edad tendrían que vivir a solo a base de pensión. Por esto muchos han optado por retrasar sus jubilaciones para tener más ahorros.

En el caso de Carmen, ella se encuentra delicada de salud, por lo cual cualquier dinero extra le es útil para costear medicamentos y horas médicas particulares. Ella lleva trabajando 28 años como manipuladora de alimentos, específicamente trabajando en jardines infantiles, “actualmente voy solo dos a tres veces al mes, para entregar alimentos, así que no es problema para mi realizar esta labor”. Así que postergar su jubilación es una opción beneficiosa tanto para aumentar ahorros, como para sustentar gastos habituales.

Por otra parte, para el asesor Vera, uno de los factores por los cuales los adultos mayores están atrasando sus jubilaciones es por “el temor antes declaraciones y directas declaraciones de intenciones de algunos políticos de nacionalizar los fondos de pensiones”. Y es que, en su experiencia, a los cercanos a jubilar les asusta la idea de que los fondos dependan de los políticos de turno, los cuales no podrían definir beneficios para las pensiones.

Pero a pesar de esto, son muchas las personas que siendo adultos mayores que perdieron su trabajo se ven obligados a jubilarse. Principalmente por no volver a encontrar oferta laboral debido a su edad y no tener fondos de cesantía suficientes.

Diez mil seiscientas personas del fondo E se verían afectadas en una baja de tasa de pensión. Fotografía de Getty Images.

Situación actual en Chile

“Tenemos esperanza de sacar un tercer retiro del diez por ciento y luego ver si nos jubilamos” explica la señora Carmen.  Es que a pesar de que la mayoría de los fondos retirados por esta vía terminan en cuentas bancarias corrientes, sirven mucho para que las personas tengan dinero a disposición en caso de emergencias o gastos básicos. Y así como ella son muchos con las mismas expectativas.

Por otra parte, “el 80% de las personas que se están pensionando se están quedando en la AFP, porque si existe alguna modificación la gente que está pensionada tienen esos beneficios”, explica Miriam Toledo, asesora previsional. Y es que por muchos años la brecha entre esta y las rentas vitalicias era corta, en el último periodo se ha visto una notable preferencia.

 “Si las tasas son altas las pensiones son mejores, a contar del primero de abril la tasa bajó y hay personas que tienen claro que va a ver una modificación en la reforma y van a esperar a que salga”, explica con optimismo la asesora Toledo. Pero a pesar de las bajas informadas en el mes de abril, la Superintendencia de Pensiones comunicó que solo el fondo E se vería afectado con bajas en 2.7%, mientras que los D y C experimentarían un aumento.

Son muchas las causas internas y externas a un adulto mayor las que la llevan a tomar la decisión de jubilarse en la edad establecida o más tarde. Y la pandemia solo ha empeorado esta situación o las ha beneficiado como en el caso de Carmen, pero la verdad es que no existe un punto medio.

Top