Bomberos, el desapercibido actor de la primera línea sanitaria

Poco se ha hablado sobre la labor de los voluntarios de bomberos durante la pandemia, como servicio primordial ante un accidente. Es por esto que los funcionarios de la primera y cuarta compañías de bomberos de Yungay quisieron conversar sobre los desafíos que han enfrentado estos últimos meses.

Frente a la plaza de Yungay, en el edificio del cuerpo de bomberos se produce el ajetreo diario tras una llamada de emergencia. No importa si es de día o noche, pandemia o no, los descomunales tres carros de bomberos estacionados en la acera se encienden e iluminan. El fuerte rugido del motor es opacado por el estridente sonido de la sirena, que advierte del accidente a todos los alrededores.

En concreto, estos voluntarios representan la “primera línea” ante una eventualidad, el contacto inicial que es esencial muchas veces para salvar una vida. Sin embargo, ha sido un silencioso actor frente a la pandemia sanitaria, en especial, en su labor en las zonas rurales, como la comuna de Yungay.

En esta línea, con menos personal y equipamiento más riguroso, se las han arreglado para hacer frente a la emergencia. A diferencia de un año normal, deben seguir un protocolo estricto de acuerdo a la fase que se encuentre la comuna. Es así como de los 97 funcionarios que trabajan en el Cuerpo de Bomberos de Yungay, solo cuatro personas asisten al cuartel todos los días. Los demás se encuentran aislados del resto de los voluntarios. 

Cedida por nostalgica.cl.
Si antes asistían al accidente todos los bomberos que estuvieran disponibles, hoy en fase uno solo pueden acudir tres funcionarios, el maquinista y el oficial a cargo.

En este sentido, la crisis sanitaria no solo ha llevado a que en los cuarteles asista menos personal, sino que los percances en las casas se han multiplicado. “Hemos tenido un aumento considerable en emergencias ocasionadas por productos químicos con la rotura de los termómetros de mercurio. Nosotros a partir del año 2020 tomamos el desafío de atender ese tipo de emergencias”, explicó Héctor Canales, primer comandante del Cuerpo de Bomberos de Yungay.

Precauciones sanitarias

Además de enfrentar este nuevo desafío, los voluntarios se han adaptado a las recientes exigencias para la prevención contra la COVID-19. Cuentan que el trabajo con Carabineros ha sido esencial, así lo afirmó Manuel Velásquez, operador central del Cuerpo de Bomberos de Yungay. “En los accidentes de tránsito, carabineros verifica en el sistema de registros, por medio del carnet de identidad de los afectados si hay casos estrechos o positivos”.

Cedida por tvu.cl. Sin importar la emergencia, tanto los implementos como los carros de bomberos deben pasar por un profundo proceso de sanitización.

Sin embargo, para prevenir cualquier incidente, además de sus característica implementación, los bomberos deben concurrir con: máscaras full face, mascarillas, guantes, un traje y una manta de nylon desechables.

“El protocolo ordena que los funcionarios al llegar de cualquier tipo de emergencia, no pasen por el cuartel central, todo el trabajo se hace por fuera, tenemos una ducha al fondo que en primera instancia lo trabajamos con amonio cuaternario y después de varios estudios se llegó a la conclusión que este producto no era tan efectivo.  Así que ahora lo estamos ocupando con jabón neutro diluido en agua. Después de que el voluntario se saca su traje, pasa por una pulverizadora que termina de limpiar el equipo completo”, explicó el primer comandante.

En esta línea, desde el área de la administración, Pedro Carrasco, superintendente del Cuerpo de Bomberos de Yungay, señaló: “a través de los protocolos que se han ido formalizando a nivel local como a nivel institucional (…), se han ido haciendo distintas fórmulas para hacer más llano el trabajo para identificar si una de las víctimas está infectada, podamos saber lo que significa llegar a la emergencia, ya con algunos antecedentes”. 

De igual manera, aseguran que en lo relacionado a la vacunación se encuentran tranquilos, puesto que todos los bomberos ya cuentan con su segunda vacuna desde mediados de marzo. Pese a todos los resguardos, los bomberos han debido enfrentar situaciones relacionadas con la enfermedad infecciosa, “hemos tenido casos de COVID-19 de parte de nuestros voluntarios, pero no dentro del cuartel, por el trabajo que ellos realizan por fuera. Fueron cuatro por salud y los otros por empresas”, señaló Canales.

La olvidada labor de bomberos

No obstante, se hace necesario recalcar que lejos de la temporada de incendios forestales, esta sacrificada labor pasa inadvertida. “Nosotros como voluntarios siempre sostenemos que más que estemos en la palestra comunicacional o en los informativos diarios, siempre hemos hecho la labor y nos quedamos tranquilos en conciencia al saber que satisfacemos las necesidades de la comunidad de toda índole», argumentó el superintendente.

Cuando ocurre una emergencia, los voluntarios se precipitan hacia el carro de bomberos que rápidamente cruza las silenciosas y vacías calles de Yungay, y por ese breve instante para las personas en sus casas, el sonido de la sirena, las luces rojas y el aullido de los perros, no pasan desapercibidos.

Top