¿Quién le teme al comunismo en 2021? Chile no

El último año y medio ha sido una pesadilla para muchos y con justa razón. No obstante, la peor de todas para ciertos sectores de nuestro país -por no decir los más conservadores y tradicionales- no se había visto tan claramente hasta hace un par de meses y aún más con las elecciones del pasado 15 y 16 de mayo: es seguro, Chile no le tiene miedo al comunismo.

Hace unos días en el reboot online del programa “CQC” un irónico Felipe Bianchi recitaba a una “calavérica” máscara de Augusto Pinochet: “¿Qué le han hecho a tu país? Es probable que el próximo Presidente de la República, con todo lo que hiciste para evitarlo, sea comunista”. Entre broma y broma, Daniel Jadue, candidato presidencial del Partido Comunista, ha venido con una buena racha en encuestas que lo muestran favorito para asumir como sucesor de Sebastián Piñera. Acorde a los resultados del más reciente sondeo Cadem, Jadue lidera la carrera presidencial con un 20% de las preferencias, cuatro puntos arriba de su contendiente más cercano Joaquín Lavín.

Ahora, si bien es cierto que confiar en encuestas luego de los “sorpresivos” resultados de las últimas elecciones es un acto de fe ciega, el buen rendimiento del candidato comunista en ellas no es el único indicador de que el miedo al comunismo en Chile es cosa del pasado. Irací Hassler, edil electa de la comuna de Santiago, lidera el mismo sondeo Cadem como la gran sorpresa positiva de las elecciones de alcaldes con un 41%. Hassler hizo historia como la primera alcaldesa comunista de Santiago y tan solo la segunda mujer en llegar al cargo. Además del éxito de Jadue, quien también resultó reelecto como alcalde de Recoleta por un tercer periodo con más del 60% de los sufragios, y de Hassler, el PC acumula otros cuatro ediles, siete convencionales constituyentes, nueve diputados, 11 consejeros regionales y 157 concejales. 

Irací Hassler es la primera militante comunista en la historia en asumir como alcaldesa de Santiago. Fotografía de Marcelo Hernández.

Entonces, ¿dónde quedó ese fantasma del anticomunismo que ya había aterrorizado a tantas generaciones en nuestro país? Ese que penaba en cualquier conversación apenas se asomaban conceptos como “estatal” o “derechos sociales”, ¿dónde está ese terror ahora que en plena democracia el Partido Comunista es uno de los pocos sobrevivientes del espectro político institucional? Parece que varios de los que se persignaban ante cada noticia sobre Venezuela en televisión y le pedían a Dios: “Padre nuestro, libra a ‘Chilito’ del marxismo” o los que crecieron aprendiendo el discurso de que el comunismo solo trae hambre y pobreza, efectivamente se detuvieron y vieron que en Chile sin comunismo ya hay hambre y pobreza. 

La campaña del terror que históricamente ha enfrentado la izquierda en nuestro país se alimenta únicamente del pavor de los grupos privilegiados a perder una miga de poder y de la ignorancia de quienes los escuchan -o escuchaban-. Pero hoy Chile vota por sus necesidades y derechos, no por miedo.

Top