La deuda sin saldar de la sociedad chilena con la pedagogía

La deuda histórica profesores

En nuestro país se ha hecho común mencionar que los profesores no reciben el trato indicado. Esta afirmación, ya sea por los sueldos que reciben o por le empleabilidad de la profesión, ha cobrado bastante fuerza. Las problemáticas del oficio siguen estando presentes y la sociedad parece no hacer mucho por combatirlas. Es por esto que, más que disminuir con el tiempo, la deuda parece incrementarse cada vez más.

La educación en Chile es un tema, cuando menos, polémico. No es una novedad que constantemente se está evaluando el actuar del Estado y realizando balances de la realidad del país en ese ámbito. Esta situación muchas veces deriva en la crítica hacia las autoridades del área, las cuales se reflejan en diversas encuestas.

Lo cierto es que muchas veces se analiza esta desde la perspectiva del bien común para los alumnos, pero ellos no son los únicos involucrados en este proceso. Los profesores son parte fundamental del proceso educativo, pese a que se suele olvidar que sus condiciones siguen sin ser las óptimas para trabajar.

Un ejemplo de que, en ocasiones, la sociedad olvida las necesidades de los pedagogos se dio en el 2021. En aquel momento se analizaba el retorno a las clases presenciales y el principal motivo para el desacuerdo con ello estaba en la salud de los jóvenes. Dicho factor era de muchísima importancia, pero prácticamente no se comentó el hecho de que el Colegio de Profesores se haya manifestado en contra del regreso a las aulas. Lo anterior se da porque desde la organización acusaban una falta de protocolos y garantías para concretar una vuelta segura.

¿Cuál es la deuda con los profesores?

Más allá de la conciencia que se tiene o no con la labor pedagógica y las implicancias que esta tiene, hay otros factores. Estos dan cuenta de que, pese a que la gente en general valora su labor, tal y como lo indican investigaciones como la de Elige Educar y Fundación Educacional Oportunidad en 2021, ellos mismos no siente que esa valoración se traslade a las facilidades que se les debiesen dar para ejercer su empleo. Lo anterior se refleja en un documento de la Universidad de La Sabana, cuya conclusión estadística fue que los docentes tienen una percepción negativa del trato hacia ellos.

En cierta medida, la sensación que deja la situación es que a los profesores se les deben varias cosas. Esta conclusión no sería errada, ya que, efectivamente, existen compromisos incumplidos con ellos. El principal es monetario y es conocido popularmente como «La deuda histórica». Tal débito ocurre por el incumplimiento de la Ley Nº 3.551 en el año1981, como lo menciona el Colegio de Profesores. El no pago del 100% de las asignaciones de los maestros ha arrastrado consecuencias hasta el día de hoy. Las constantes manifestaciones que realizan ven su justificación en este hecho, la deuda sigue sin saldarse. Por lo que la lucha por solucionar esta problemática sigue vigente y parece que lo estará un largo tiempo.

Lejos de que las dificultades acaben ahí, el día a día de la pedagogía ha demostrado ser complejo. Tal y como un artículo del 2021 lo describe, las remuneraciones del rubro no parecen coherentes con el esfuerzo que conlleva. Además de ello, las novedades en el ámbito de la educación no parecen intentar estimular a la gente a enfocarse en esta área.

El llamado a los profesionales ¿alternativa valorable o infravaloración del oficio?

El debate en torno al trato con los docentes se reanudó tras un anuncio de la Fundación Enseña Chile. En este, la organización realizaba un llamado a 180 profesionales para ejercer como profesores durante dos años en colegios vulnerables. La medida, que tiene un claro enfoque social, tuvo una relativa buena recepción entre la población al abrir sus postulaciones. Pero esto no fue del agrado de todas las personas.

Tal como se podía pronosticar, la noticia generó molestia entre los educadores de nuestro país. Lo anterior se pudo comprobar al consultarle directamente sobre la situación a Francisco Castillo, presidente del Colegio de Profesores de Talcahuano, quien respondió lo siguiente: «Hace un tiempo se viene instalando en los medios y algunos centros de estudio el tema de que efectivamente habría una escasez de profesores. Ahora, yo entiendo que eso está acotado a ciertas áreas y zonas geográficas también. Porque si uno analiza el escenario en ciertas disciplinas, lo que hay es un excedente. Nosotros manejamos desde el Colegio de Profesores una cantidad importante de colegas que están sin trabajo«.

Francisco además se refirió al mensaje que se transmite al requerir de profesionales no pedagogos para hacer clases, realizando un balance sobre ello. «Nosotros igual creemos que también esto es una nueva muestra de lo poco valorada que está la labor docente. Porque si lo que existe hoy en día es una proyección de déficit en ciertas áreas, lo que debiera haber es una planificación docente que permita aumentar la formación en esa área. más que involucrar a otros profesionales a las funciones de docencia. Porque la señal que se da es que cualquiera puede ser docente» comentó el dirigente de los maestros.

Los caminos para enseñar

Lo cierto es que estas posturas no son exclusivas de quien las afirma. Otros Colegios de Profesores en la región han manifestado que esto continúa el camino de injusticias que ha sufrido la profesión. Que, más allá de los diversos caminos que hay para ser profesor, se debe respetar el de estudiar la carrera. Una que parece seguir siendo menospreciada y que sigue sin ver el pago de su deuda.

Esto hace surgir la pregunta de si realmente es rentable estudiar pedagogía para llegar a las aulas. Actualmente hay otras alternativas para ejercer como docentes y, considerando el contexto nacional, podrían ser opciones para más personas que sueñan con hacer clases.

Top