Universitarios alzan la voz tras impacto por muerte estudiante

Gran preocupación generó en la comunidad estudiantil del gran Concepción el fallecimiento de un alumno en el campus de la Universidad del Bío Bío al no contar con protocolos ante emergencia súbita.

Varios cuestionamientos a los protocolos de salud de los recintos estudiantiles de educación superior se vivieron el mes de julio tras el sensible fallecimiento de un estudiante de Ingeniería Civil en Automatización en la cancha de deportes de la Universidad del Bío Bío, campus Concepción.

En detalle, el pasado 24 de mayo un universitario perdió la vida tras sufrir un paro cardiorrespiratorio ante la frenética búsqueda de sus pares por equipamiento o ayuda inmediata que podría haberle entregado más tiempo mientras llegaba el SAMU (Servicio de Atención Médica de Urgencia).

La Federación de Estudiantes de la UBB en un comunicado indicó que: “quienes lo acompañaban intentaron buscar ayuda, pero no encontraron a alguien que pudiera asistirlo”.

“El estudiante que falleció en el recinto universitario significó un gran impacto porque uno confía en que la universidad tenga protocolos de emergencia disponibles para atender cualquier tipo de catástrofe”, señaló Joaquín Dávila, estudiante de Ingeniería Civil Química de la Universidad del Bío Bío.

Ante el hecho, se efectuó un paro en busca de mejorar temas de salud, seguridad e infraestructura dentro de las dependencias del recinto de educación superior, a través de espacios de diálogo entre los estudiantes y la comunidad educativa en general. 

“Al enterarme de que el estudiante falleció quede sorprendida, ya que un evento así en un lugar público es poco probable, es público, siempre hay gente alrededor la cual pueda acudir al rescate, y al enterarme que falleció debido a la falta de un DEA (desfibrilador externo automático) y de que se pudo hacer algo para que no falleciera me pareció indignante”, comentó Carla Quezada, estudiante de Arquitectura de la Universidad del Bío Bío. 

El 12 de julio se firmó el acuerdo del término de la movilización. Cedida por noticias.ubiobio.cl

Hasta abril del año pasado, esta casa de estudio contaba con aproximadamente 12 mil estudiantes, tras el suceso muchos aseguran sentirse desprotegidos ante una situación de emergencia al enterarse de la falta de conocimiento en primeros auxilios de los guardias, el horario de atención de enfermería y los escasos recursos.

“Ellos cuentan con una cantidad de alumnado bastante grande y que suceda un suceso grave es bastante mayor”, agregó Dávila.

Resoluciones:

Tras la gravedad de la situación y la movilización de los estudiantes, la rectoría llegó a un acuerdo con la Federación de Estudiantes del recinto universitario.

En específico, se logró la disposición de números de emergencia gratuitos en las aplicaciones de la universidad (para estudiantes y funcionarios), extensión del horario del personal de enfermería, botones de pánico y mayor equipamiento médico a lo largo de los campus de Chillán y Concepción.

Sin embargo, no se consiguió el servicio de transporte de emergencias por razones presupuestarias y legales.

Se reincorporarán las clases el 25 de julio del presente año. Cedida por noticias.ubiobio.cl.

“Los objetivos del mismo se cumplieron en su mayoría, pero la razón por la que estalló no, es decir el vehículo en caso de emergencias, sin embargo estoy de acuerdo con que él lo firmado supone un gran avance en nuestra seguridad”, afirmó Kenny Apata, estudiante de Ingeniería Civil Química de la Universidad del Bío Bío.

Llamado a otras universidades

Por lo que los estudiantes hacen un llamado a revisar los protocolos que existen a nivel salud en las casas de estudios y exigir las medidas de seguridad necesarias para que lo de su compañero no se vuelva a repetir.

Top