Choques culturales en eventos deportivos

Finalizó el mundial de Qatar 2022 y la Argentina de Messi se quedó con el título. Sin embargo, un tema que estuvo presente desde antes de comenzar la competencia era el de las costumbres del país anfitrión.

El deporte no solo mueve a sus practicantes, sino también a las masas gracias a los medios de comunicación y al fanatismo de los simpatizantes. Muchas personas hacen el esfuerzo de viajar para poder ver presencialmente los torneos internacionales. Con la culminación de la vigésima segunda edición de la Copa Mundial de Fútbol es inevitable no pensar en las anécdotas, controversias y actos que marcaron las últimas semanas. En Entrelíneas hacemos un análisis sobre la polémica cultural.

¿Costumbres o prohibiciones? Si bien el deporte sirve para unir a las personas, es claro que hay factores a considerar. Por ejemplo, Qatar es un país árabe, por ende, sus hábitos se basan en lo que estipula su libro sagrado, el Corán, lo que significa que la religión musulmana es una ley absoluta al ser prácticamente su estilo de vida. Para ellos es normal lo que para nosotros en occidente puede ser anticuado o exagerado. Lo mismo se aplica al revés, ya que lo que aquí es común, hasta en la forma de vestir, para su cultura puede ser una aberración.

Esto no alude solo en las creencias, porque si analizamos el comportamiento de las hinchadas también se aprecia un choque diferenciador. Era cosa de ver a los japoneses llevándose su basura después de cada partido que disputaron en el Mundial, independiente del resultado. Cada gesto, forma de celebrar un gol o de alentar, variaba según el país, marcando una tendencia entre latinos, europeos, asiáticos, etc.

Con dichas acciones, que son notorias en cada evento deportivo internacional, se podría pensar que se crea una brecha entre quienes participan en dichos acontecimientos, no obstante, esto es lejano a la realidad vista en Qatar. Basta mirar las redes sociales para darse cuenta de la buena relación y lazos que se generaron entre los qataríes y los visitantes.

Todo se basó en el respeto, lo que demostró que el deporte si puede unir a las personas. Consideramos necesario entender que todos vivimos de una manera diferente y se debe aceptar la cultura del otro. La tolerancia y el adaptarse son factores cruciales a la hora ir a otro país en cualquier circunstancia.

Top